Cuando hablamos de reducir las emisiones de CO2 en el sector empresarial, es evidente que la transformación debe abarcar todas las áreas. Una de las más cruciales es, sin duda, el transporte de mercancías. Si nuestro objetivo es minimizar la huella de carbono, existen diversas medidas que podemos implementar. No obstante, la estrategia más efectiva dependerá del tipo de empresa y sus necesidades específicas.

En Manglai, como especialistas en medición de huella de carbono bajo el protocolo GHG e ISO 14064, sabemos que una vez tomada la decisión de mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, se puede avanzar progresivamente en la implementación de cambios.

En este artículo, nos centraremos en la reducción de CO2 en el transporte de mercancías por carretera, un sector fundamental para el funcionamiento de la mayoría de las empresas.  Abordaremos los desafíos y las soluciones para disminuir el impacto ambiental de los camiones, un aspecto cada vez más relevante para la imagen y la sostenibilidad de cualquier negocio.

El reto de la descarbonización en el transporte de mercancías

El transporte de mercancías por carretera es una pieza clave en la cadena de suministro de multitud de sectores. Sin embargo, este sector es a su vez un importante emisor de gases de efecto invernadero, principalmente CO2, debido a la alta dependencia de los combustibles fósiles.

Reducir la huella de carbono en el transporte de mercancías no solo es una obligación ética para combatir el cambio climático, sino que también aporta ventajas competitivas, mejora la imagen de marca y permite el acceso a nuevas oportunidades de negocio en un mercado cada vez más concienciado con la sostenibilidad.

Impacto ambiental del transporte de mercancías por carretera

El impacto ambiental del transporte de mercancías por carretera se debe principalmente a la quema de combustibles fósiles como el diésel, que libera a la atmósfera grandes cantidades de CO2,  principal gas responsable del efecto invernadero.

Además del CO2, los camiones emiten otros gases contaminantes como óxidos de nitrógeno (NOx),  material particulado (PM) y dióxido de azufre (SO2), perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente.

El desafío para las empresas

Las empresas, independientemente de su tamaño, se enfrentan al reto de reducir las emisiones de CO2 en el transporte de mercancías para cumplir con la legislación vigente, satisfacer las demandas de clientes y consumidores cada vez más concienciados con el medio ambiente y mejorar su propia sostenibilidad.

Soluciones para reducir las emisiones de CO2 en el transporte de mercancías

Afortunadamente, existen diversas soluciones para mitigar el impacto ambiental del transporte de mercancías por carretera. Estas soluciones van desde la adopción de tecnologías más eficientes hasta la implementación de combustibles alternativos y la optimización de las rutas de transporte.

Uso de camiones eléctricos en el transporte de carga

Los camiones eléctricos representan una revolución en el sector del transporte de mercancías, ya que permiten reducir drásticamente las emisiones de CO2. Al funcionar con electricidad, estos vehículos no generan emisiones directas de gases de efecto invernadero durante su operación, lo que los convierte en una alternativa mucho más limpia y sostenible.

Ventajas de los camiones eléctricos:

  • Reducción de la huella de carbono: Al no quemar combustibles fósiles, los camiones eléctricos eliminan las emisiones directas de CO2, contribuyendo significativamente a la lucha contra el cambio climático.
  • Menor coste operativo:  A largo plazo, los camiones eléctricos pueden suponer un ahorro económico considerable, ya que el coste de la electricidad es inferior al del diésel o la gasolina. Además, el mantenimiento de los vehículos eléctricos suele ser más económico, ya que tienen menos piezas móviles y no requieren cambios de aceite o filtros.
  • Menor contaminación acústica: Los motores eléctricos son mucho más silenciosos que los de combustión interna, lo que reduce la contaminación acústica en las ciudades y carreteras.
  • Mejora de la imagen de marca: La adopción de camiones eléctricos transmite una imagen de empresa innovadora y comprometida con el medio ambiente, lo que puede mejorar la reputación y la percepción de los clientes.

Desafíos de la adopción de camiones eléctricos:

A pesar de sus numerosas ventajas, la adopción masiva de camiones eléctricos todavía enfrenta algunos desafíos:

  • Precio de compra: El coste inicial de un camión eléctrico suele ser más elevado que el de un camión diésel o gasolina equivalente. Sin embargo, se espera que esta diferencia se reduzca a medida que la tecnología avance y se beneficien de economías de escala.
  • Autonomía limitada: La autonomía de los camiones eléctricos todavía es limitada en comparación con los camiones diésel o gasolina, lo que puede suponer un problema para el transporte de larga distancia.
  • Infraestructura de recarga: La falta de una infraestructura de recarga pública suficiente y estratégicamente ubicada es uno de los principales obstáculos para la adopción masiva de camiones eléctricos.

A pesar de estos desafíos, la tecnología de los camiones eléctricos está en constante evolución y se espera que su adopción se generalice en los próximos años.

Implementación de tecnologías verdes en la flota de camiones

Además de los camiones eléctricos, existen otras tecnologías verdes que pueden ayudar a reducir las emisiones de CO2 en el transporte de mercancías por carretera:

  • Camiones híbridos: Combinan un motor de combustión interna con un motor eléctrico, lo que les permite reducir el consumo de combustible y las emisiones contaminantes.
  • Combustibles alternativos: El uso de combustibles alternativos como el biodiésel, el hidrógeno verde o el gas natural licuado (GNL) puede reducir significativamente las emisiones de CO2 en comparación con el diésel.
  • Sistemas de gestión de flotas: Permiten optimizar las rutas de transporte, reducir el tiempo en ralentí y mejorar la eficiencia en el consumo de combustible.
  • Aerodinámica:  Mejorar la aerodinámica de los camiones mediante la instalación de deflectores de viento, carenados laterales o la optimización de la carga puede reducir la resistencia al viento y, por lo tanto, el consumo de combustible.
  • Neumáticos de baja resistencia a la rodadura: Elegir neumáticos con menor resistencia a la rodadura puede reducir el consumo de combustible hasta en un 3%.

Ventajas de utilizar combustibles alternativos en los camiones

Los combustibles alternativos ofrecen una serie de ventajas significativas para la reducción del impacto ambiental del transporte de mercancías:

  • Menores emisiones de CO2: Los combustibles alternativos como el biodiésel, el hidrógeno verde o el GNL generan menos emisiones de CO2 que el diésel durante su combustión.
  • Menor impacto en la calidad del aire:  Los combustibles alternativos suelen generar menos partículas contaminantes, lo que mejora la calidad del aire en las ciudades y carreteras.
  • Diversificación energética:  La adopción de combustibles alternativos reduce la dependencia del petróleo y promueve la diversificación energética.
  • Impulso a la economía local:  Algunos combustibles alternativos, como el biodiésel, pueden producirse localmente, lo que beneficia la economía regional.

Desafíos de la adopción de combustibles alternativos:

A pesar de sus ventajas, la adopción masiva de combustibles alternativos también enfrenta algunos desafíos:

  • Disponibilidad:  La disponibilidad de combustibles alternativos todavía es limitada en algunas zonas geográficas.
  • Infraestructura de repostaje:  Se requiere la creación de una infraestructura de repostaje específica para cada tipo de combustible alternativo.
  • Coste:  El coste de algunos combustibles alternativos todavía puede ser superior al del diésel, aunque esta diferencia se está reduciendo.

Medición y seguimiento de la huella de carbono en el transporte de mercancías

Para reducir eficazmente las emisiones de CO2 en el transporte de mercancías, es esencial medir y monitorizar la huella de carbono de la flota de vehículos.

La medición de la huella de carbono implica cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a las actividades de transporte.  Esto incluye las emisiones directas generadas por la combustión de los vehículos, así como las emisiones indirectas asociadas a la producción y distribución del combustible.

Herramientas y metodologías para la medición de la huella de carbono

Existen diversas herramientas y metodologías para la medición de la huella de carbono en el transporte de mercancías.  Algunas de las más utilizadas son:

  • Normas ISO 14064 y GHG Protocol:  Proporcionan directrices y estándares internacionales para la contabilización y reporte de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Software de gestión de flotas:  Algunos softwares de gestión de flotas incluyen funcionalidades para el cálculo y seguimiento de la huella de carbono de los vehículos.
  • Herramientas online:  Existen diversas herramientas online gratuitas y de pago que permiten calcular la huella de carbono de un trayecto o de una flota de vehículos.

Beneficios de la medición y seguimiento de la huella de carbono

  • Identificar oportunidades de reducción:  La medición de la huella de carbono permite identificar las áreas donde se producen las mayores emisiones y, por lo tanto, dónde se pueden implementar medidas de reducción más efectivas.
  • Establecer objetivos de reducción:  Conocer la huella de carbono actual permite establecer objetivos de reducción realistas y medibles.
  • Monitorizar el progreso:  El seguimiento de la huella de carbono permite monitorizar el progreso de las medidas de reducción implementadas y realizar ajustes si es necesario.
  • Mejorar la imagen de marca:  Las empresas que miden y reportan su huella de carbono demuestran su compromiso con la sostenibilidad y la transparencia, lo que mejora su imagen de marca.

En Manglai, ofrecemos una solución integral para la medición y gestión de la huella de carbono, incluyendo el transporte de mercancías.  Nuestra plataforma permite a las empresas calcular sus emisiones, identificar oportunidades de reducción, implementar planes de acción y reportar sus progresos de forma sencilla y transparente.

Conclusiones

La reducción de las emisiones de CO2 en el transporte de mercancías es un reto crucial para las empresas que desean ser más sostenibles y competitivas en un mercado cada vez más exigente.  La adopción de tecnologías verdes, la implementación de combustibles alternativos y la medición y seguimiento de la huella de carbono son algunas de las claves para lograr este objetivo.

Desde Manglai, animamos a todas las empresas a tomar medidas para reducir su impacto ambiental en el transporte de mercancías.  Juntos podemos construir un futuro más sostenible.