¿Qué es la huella de carbono y cómo se calcula?

En nuestro día a día, liberamos a la atmósfera una serie de gases que impactan directamente en la salud de nuestro planeta. Estos gases, conocidos como gases de efecto invernadero (GEI), son esenciales para la vida tal y como la conocemos, ya que ayudan a regular la temperatura de la Tierra. Sin ellos, nuestro planeta sería un lugar inhóspito y gélido. Sin embargo, el problema reside en el exceso: una alta concentración de estos gases en la atmósfera provoca un aumento descontrolado de la temperatura global, dando lugar al fenómeno que conocemos como calentamiento global.

En este contexto, la conciencia sobre nuestra huella de carbono se vuelve crucial, tanto a nivel individual como empresarial. Las empresas, debido a su escala de operaciones, tienen la responsabilidad de liderar el cambio hacia un futuro más sostenible. El objetivo: alcanzar la neutralidad en carbono, un escenario donde las emisiones generadas se ven compensadas por la capacidad de absorción de la atmósfera.

Conocer en profundidad el concepto de huella de carbono y cómo podemos medirla es el primer paso para poder actuar de forma efectiva. En este artículo, exploraremos en detalle qué es la huella de carbono, los diferentes tipos que existen y cómo podemos calcularla para, posteriormente, implementar estrategias de reducción.

Entendiendo la huella de carbono: Una herramienta para la acción

La huella de carbono se define como la cantidad total de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos a la atmósfera como consecuencia directa o indirecta de las actividades de un individuo, organización, evento o producto a lo largo de un periodo de tiempo determinado, normalmente un año.

¿Por qué es importante medir la huella de carbono?

Lejos de ser un mero cálculo numérico, la huella de carbono se erige como una herramienta estratégica clave para comprender nuestro impacto en el medio ambiente.  Medir la huella de carbono nos permite:

  • Conocer nuestro impacto:  Identificar y cuantificar las fuentes de emisiones de GEI, diferenciando entre emisiones directas (aquellas sobre las que tenemos control directo, como las generadas por el uso de combustibles fósiles en nuestras instalaciones) e indirectas (aquellas asociadas a nuestra cadena de suministro, transporte de materiales, etc.).
  • Establecer una línea base:  Disponer de un punto de partida  a partir del cual medir la efectividad de las estrategias de reducción de emisiones implementadas.
  • Identificar oportunidades de mejora:  Focalizar los esfuerzos en aquellas áreas o procesos donde la reducción de emisiones puede ser más significativa.
  • Cumplir con la normativa vigente:  Cada vez son más las regulaciones que exigen a las empresas medir y reportar sus emisiones de GEI.
  • Mejorar la imagen de marca:  En un contexto donde la sostenibilidad se ha convertido en un valor en alza, las empresas que demuestran su compromiso con el medio ambiente gozan de una mejor percepción por parte de los consumidores.

Más allá del CO₂: Los gases de efecto invernadero

Aunque el dióxido de carbono (CO₂) es el GEI más conocido debido a su abundancia y larga permanencia en la atmósfera, la huella de carbono no se limita únicamente a este gas. Otros gases como el metano (CH4), el óxido nitroso (N₂O), los hidrofluorocarbonos (HFCs), los perfluorocarbonos (PFCs) y el hexafluoruro de azufre (SF6), también contribuyen al efecto invernadero.

La medición de la huella de carbono tiene en cuenta el Potencial de Calentamiento Global (PCG) de cada gas, un índice que compara la capacidad de un gas de atrapar calor en la atmósfera en relación con el CO₂.

Tipos de huella de carbono: Adaptando la medición a cada necesidad

Para obtener una visión completa del impacto ambiental, es necesario diferenciar entre los distintos tipos de huella de carbono que existen:

1. Huella de carbono personal

Esta categoría engloba las emisiones de GEI generadas por las actividades cotidianas de un individuo, como el consumo de energía en el hogar, la movilidad, la alimentación o la gestión de residuos.  Reducir nuestra huella de carbono personal es un acto de responsabilidad individual que, multiplicado por millones de personas, puede generar un cambio significativo.

2. Huella de carbono de productos

Esta huella evalúa el impacto ambiental de un producto a lo largo de todo su ciclo de vida, desde la extracción de las materias primas, pasando por la producción, distribución, uso y hasta el final de su vida útil (incluyendo su gestión como residuo).

3. Huella de carbono de eventos

Grandes eventos como conciertos, festivales o competiciones deportivas,  generan un impacto ambiental considerable debido a factores como el transporte de asistentes, el consumo energético de las instalaciones o la generación de residuos. Calcular la huella de carbono de un evento permite implementar medidas para minimizar su impacto, como por ejemplo, la  promoción del transporte público, el uso de energías renovables o la gestión eficiente de los residuos.

4. Huella de carbono de empresas u organizaciones

Esta categoría, también conocida como huella de carbono corporativa,  mide las emisiones de GEI generadas por todas las actividades de una empresa, incluyendo sus operaciones directas (emisiones de alcance 1) e indirectas (emisiones de alcance 2 y 3).

En este punto, herramientas como Manglai, nuestra solución de software especializada en la medición y gestión de la huella de carbono, se convierten en aliadas estratégicas para las empresas. A través de nuestra plataforma, basada en los estándares del Protocolo GHG e ISO 14064, las empresas pueden:

  • Calcular sus emisiones de carbono en todos los alcances (1, 2 y 3) de forma precisa y automatizada.
  • Identificar oportunidades de reducción a través de un análisis detallado de sus datos de emisiones.
  • Definir planes de acción personalizados para alcanzar sus objetivos de descarbonización.
  • Acceder a una red de partners de descarbonización con descuentos exclusivos.
  • Generar informes de sostenibilidad auditables para cumplir con la normativa vigente y comunicar su compromiso con el medio ambiente.

¿Cómo se calcula la huella de carbono?

El cálculo de la huella de carbono, independientemente de su tipo, se basa en la recopilación de datos y su posterior análisis mediante metodologías estandarizadas.

1. Definición del alcance:  El primer paso consiste en determinar qué actividades, procesos o productos se incluirán en el cálculo.

2. Recopilación de datos:  Se deben recopilar datos precisos sobre los consumos energéticos, las emisiones de fuentes fijas y móviles, los viajes, la gestión de residuos, etc.

3. Conversión de datos a emisiones de CO₂ equivalente:  Los datos recopilados se convierten a unidades de CO₂ equivalente (CO₂e) utilizando factores de emisión específicos para cada actividad y gas de efecto invernadero.

4. Análisis de resultados:  Una vez calculada la huella de carbono, se realiza un análisis para identificar las principales fuentes de emisiones y establecer una línea base.

5.  Definición de estrategias de reducción:  Con base en el análisis de resultados, se definen e implementan medidas para reducir las emisiones de GEI.

6. Seguimiento y mejora continua:  La medición de la huella de carbono debe ser un proceso continuo que permita evaluar la efectividad de las medidas implementadas e introducir mejoras de forma constante.

Herramientas para facilitar el cálculo y la gestión de la huella de carbono

Calcular la huella de carbono puede parecer complejo, especialmente para grandes empresas con operaciones a gran escala. Sin embargo, la tecnología ha facilitado enormemente este proceso.

Plataformas como Manglai  simplifican la gestión de la huella de carbono gracias a:

  • Automatización de la recopilación de datos:  Integración con sistemas ERP, plataformas de gestión de flotas, herramientas de gestión de viajes, etc.
  • Cálculo automático de emisiones:  Factores de emisión actualizados y metodologías de cálculo estandarizadas.
  • Análisis de datos e informes personalizados:  Visualización de datos a través de dashboards interactivos, informes adaptados a las necesidades de cada usuario y generación de informes auditables.
  • Simulación de escenarios:  Evaluación del impacto de diferentes medidas de reducción de emisiones.
  • Gestión de proyectos de reducción:  Herramientas para planificar, implementar y hacer seguimiento de las acciones de reducción.

Conclusión:  Hacia un futuro bajo en carbono

La lucha contra el cambio climático requiere de un esfuerzo conjunto y coordinado. Conocer nuestra huella de carbono, ya sea a nivel individual o empresarial, es el primer paso para tomar conciencia de nuestro impacto en el planeta y comenzar a actuar en consecuencia.

Desde Manglai  ponemos a disposición de las empresas la tecnología y el conocimiento necesarios para que puedan medir, gestionar y reducir sus emisiones de GEI de forma eficiente.  El camino hacia la descarbonización es una carrera de fondo en la que todos debemos participar.